martes, 16 de abril de 2013

Autor
Francisco Javier Bernad Morales
Título
EL MENSAJE


 
 
ACTO ÚNICO
 
(Exterior de un castillo. En el centro, la puerta, junto a ésta, una silla, dos ventanas a los lados. A la izquierda un bosquecillo y a la derecha, campos de cultivo. Gerberto y la princesa en el centro)
 
Princesa:                          Tenemos que hacer algo,
                        mi padre desea que me case
                        con Gilberto
 
Gerberto:                        Nunca lo consentiré.
                        Hablaré con vuestro padre
 
Princesa:                          De nada servirá.                                              
Ya sabes que, sin faltarle al respeto,
                        si algo se le mete en la cabeza
                        nunca cambia de opinión.
 
Gerberto:                        No te falta la razón.
                        Aun recuerdo con horror
                        cuando se empeñó en decir
                        que era redonda la tierra
 
Princesa:                         Y para que se callara
                        todos dijimos que sí
 
Gerberto:                        Pero algo se podrá hacer
                        para que acepte nuestra boda.
                        Si yo matara a un dragón
                        me querría como yerno.
                        También si derrotara a los turcos,
                        si venciera a los piratas...
 
Princesa:                          No digas más tonterías.
                        Ni dragones, ni turcos, ni piratas,
                        aquí sólo hay lagartijas.
                        Con eso no vas a impresionarle.
 
Gerberto:                        Puedo descubrir América...
 
Princesa:                          Cuando vuelvas seré vieja.
                        Además he oído contar
                        que eso lo va a hacer Colón.
 
(Entra Eloísa, una dama, por la derecha)
 
Eloísa:                              Buenos días, Alteza,
                        Hola, Gerberto
 
Princesa:                          ¿Ocurre algo, Eloísa?
                        Pareces nerviosa
 
Eloísa:                              Vuestro padre, princesa,
                        desde esta mañana está muy extraño,
                        recorre el castillo de arriba abajo,
                        habla solo y aunque escucho tras la puerta
                        no le entiendo lo que dice.
 
Gerberto:                        ¡El rey preocupado!
                        Esta es mi oportunidad:
                        me entero del problema,
                        al momento lo resuelvo,
                        y aprovecho la ocasión
                        para pedirle tu mano
                       
Princesa:                         Aunque tú lo hayas pensado,
                        no parece mal pensado.     
 
Eloísa:                            Continuaré vigilando
                        por ver si descubro algo.           
       
Gerberto:                        ¡Cuidado! Oigo  pasos
 
Princesa:                          Ven, escóndete
 
(Gerberto, la Princesa y Eloísa se ocultan en el bosquecillo de la izquierda. Por la derecha entra el rey. Mientras habla se lleva las manos a la cabeza)
 
Rey:                 No lo puedo comprender
                        no me cabe en la cabeza...
                        ¡Qué bien, una silla!
                        Lo pensaré sentado
                        que será más descansado.
               
(Por la derecha entran Gilberto, un caballero, y Elvira, una dama)
 
 
Elvira (hace una reverencia):     ¡Buenas tardes! Majestad
 
Gilberto (también hace una reverencia)    También os lo digo yo.     
                  Que tengáis muy buenas tardes
 
Rey:                                 Gracias, gracias, muchas gracias.
                        Pues aquí estaba pensando
 
Elvira:                              Mas, ¡che!, ¿pensando vos?
                        Eso no es digno de un rey
 
Gilberto:                          ¿Pues no tenéis mayordomo,
                        consejero y escudero,
hasta sastre y tesorero,
zurcidor y zapatero?
                        ¡Qué piensen ellos!
               
Elvira:                              Si vuestro padre lo viera...
 
Gilberto:                          Si vuestra madre supiera...
 
Rey:                                 Muy bien sé que no es normal,
                        pero esta mañana vino
                        un extraño caballero
con espada y sin sombrero...
 
Elvira:                              Será la moda moderna
 
Rey:                                 Ya está bien de interrumpir,
                        que aquí sólo mando yo.
                        Me saludó el caballero
                        y entregome un pergamino
                        de extraños signos cubierto...
 
Gilberto:                          ¿Un pergaqué?
 
Elvira:                              Ha dicho que un pergamino.
                        Parecés sonso.
                        ¿Qué es un pergamino?
 
Rey:                                 Un a modo de piel fina
que no sé para qué sirve.
 
Gilberto:                          ¿Nada dijo el caballero?
 
Rey:                                 Dijo que era un mensaje
                        y que los signos hablaban
 
Elvira:                                      ¿Podemos verlo?
 
Rey:                                 Llamaré a mis pajes.
                        ¡Pajes! ¡Pajes! El mensaje.
 
Gilberto: (desenfunda la espada)               Quizá sea peligroso.
                        Prepararé mi espada
 
Entran dos pajes por la izquierda. Llevan un gran cartel que mostrarán al público de forma que éste pueda leer “EL REY ES TONTO”.
 
Paje :                           Aquí estamos, majestad
 
Paje 2º:                          Por lo que queráis mandar
 
(Gilberto se ha escondido disimuladamente tras Elvira y asoma con precaución la cabeza)
 
Gilberto:                          ¡No temáis!. Yo os protejo
 
(Elvira se acerca al pergamino)
 
Elvira:                              ¡Qué pergamino más lindo!
                        ¿Qué habla decís? ¡Che!,
                        yo no oigo nada
 
Rey:                 Dicen que hay que leer
                        para escucharlo
 
(Gilberto deja de esconderse, pero se mantiene a prudente distancia del pergamino)
 
Gilberto:                          ¿Qué es leer? ¿Lo sabéis vos?
 
Elvira:                              ¿Y no había de saberlo?
                        Será un hechizo mágico
 
Rey (da una palmada de alegría)        ¡Es verdad!.
Casi lo estaba pensando
 
Elvira:                              Un rey no debe pensar.
                        Sólo tiene que mandar.
 
Gilberto:                          Da agujetas al cerebro
 
(Los pajes, cansados de que nadie les haga caso, se han sentado en el suelo y juegan con los tazos)
 
Rey:                 Cesen ya las palabras,
                        que es momento de actuar,
                        y pues se trata de magia
                        llamemos a don Beltrán.
 
Elvira:                              ¿El mago?
Pero, ¿vos sabéis?
                        Es un petiforro
                 
Rey (a Gilberto)                                ¿Entiendes algo?
 
Gilberto                           ¿A esta loca?
                        Ni una palabra
 
Rey (enérgico a los pajes)  ¡Dadme ahora mismo los tazos!
                        ¡Llamad a don Beltrán!
 
 
Paje 1º:                          Como mandéis
 
Paje 2º:                          ¿Nos los devolveréis luego?
 
Gilberto:                          Majestad, si permitís,
                        y ya que nada hago aquí
                        marcho a casa de mi tía
                        a comerme una sandía
 
Rey:                 Bien, Bien. Tenéis permiso
 
 
(Gilberto sale por la derecha. Los pajes le dan los tazos al rey y se marchan por la izquierda, inmediatamente vuelven a entrar  con don Beltrán y sus ayudantes)
 
Rey:                 ¿Cómo? ¿Tan rápido?
 
Don Beltrán:                            ¿Acaso no soy mago?
                        Supe que me llamaríais
y venía de camino
 
Paje 1º:                          Es verdad.
Enseguida lo encontramos
 
Paje 2º:                          Justo detrás de aquel árbol
 
Elvira:                              Seguro que estaba escuchando
 
Don Beltrán:                            Decidme cual es el problema
 
Rey (a los pajes):                             Enseñadle el mensaje
 
Paje 1º:                          Ahora mismo, Majestad
 
Paje 2º:                          ¿Nos dais los tazos?
 
Don Beltrán (a sus ayudantes):  Sostened ese extraño objeto
                        Mientras yo lo examino.
 
(Los ayudantes toman el mensaje que les dan los pajes y lo sostienen de forma que lo vea el público. El rey devuelve los tazos a los pajes)
 
Rey:                 Id a jugar lejos
 
(Los pajes se retiran a la izquierda a jugar con los tazos)
 
Don Beltrán (a sus ayudantes)   ¿Qué observáis en el objeto?
 
Ayudante 1º:                  Pesa poco
 
Ayudante 2º                   No huele
 
Ayudante 1º:                  Es amarillo
 
Ayudante 2º:                  Con signos de colores
 
Don Beltrán:                            ¡Muy bien! Estáis progresando
                        Si os esforzáis pronto seréis como yo
 
Doña Elvira:                             Una pareja de descerebrados
                        Pobrecillos
 
(Los ayudantes dejan el cartel, de forma visible, junto a la silla del rey, donde permanecerá durante el resto de la obra)
 
Don Beltrán (al rey):                No cabe duda,
                        he de hacer un sortilegio
               
Rey:                 ¿Leeréis y hablará el pergamino?
 
Don Beltrán:                            Mucho, y con buena voz.
                        Necesito al cocinero
                       
Rey:                 ¡Pajes! Llamad al cocinero
 
Paje 1º                           Siempre nos está mandando
 
Paje 2º                           Calla o nos quitará los tazos                     
 
 
(Los pajes salen por la izquierda y vuelven con el cocinero y dos pinches. Los pajes vuelven a su juego)
 
Cocinero:                         Buenas tardes, Majestad,
                        Y a toda la compañía
                        igualmente se saluda
 
Rey:                 Preparad lo que pida don Beltrán
 
Don Beltrán                              Quiero pimientos rellenos,
                        y la pierna de un cordero...
 
Rey (le interrumpe extrañado)           ¿Para leer hace falta eso?
 
Don Beltrán:                            No. Eso es para cenar.
                        Para el sortilegio traed
                        una mediana olla
                        y un poquito de cebolla
 
Pinche 1º:                       Ahora mismo
 
Pinche 2º:                       Voy volando
 
(Salen los pinches y vuelven con la olla y la cebolla)
 
Don Beltrán: (a sus ayudantes): Dadme el maletín
 
(Don Beltrán mete la cebolla dentro de la olla y luego añade el contenido de unos frascos que saca del maletín. Mientras lo hace farfulla palabras incomprensibles).
 
Don Beltrán:                            Alismofar, calasmufir
                        Rindofón, galarmafor
                               Sinfolat, atusmalat,
                        Cascalubia, gondefir.
 
Elvira:                              ¡Qué macana!
                        Y dicen que yo hablo raro
 
Rey:                 ¿Ya terminó? No se oye nada
 
Don Beltrán:                            Es culpa de mis ayudantes,
                        Me habrán dado un maletín
                        equivocado.
 
Ayudante 1º:                  Siempre nos echa la culpa
 
Ayudante 2º:                  Ya estoy harto.
Me marcho a mi pueblo
 
Ayudante 1º:                  Te acompaño.
 
(Los ayudantes se marchan por la izquierda)
 
Don Beltrán:                            ¡Eh! ¡No os vayáis!
                        ¡Os subiré el sueldo!
 
(Corre tras sus ayudantes)
 
Cocinero:                         Pues no nos necesitáis...
 
Pinche :                        Con permiso...
 
Pinche 2º:                       Nos marchamos.
 
(Salen el cocinero y los pinches por la izquierda)
 
Elvira:                             Majestad, ya os avisé.
                        No os fiéis de don Beltrán
                        que es un vago y un truhán.
 
Rey:                 ¿Y a quién podemos llamar?
 
 
Elvira:                             Una conocida mía,
                        la hechicera Magdalena
                        que es una bruja muy fina,
                        solucionará el problema.
 
Rey:                 ¿Es de fiar?
 
Elvira:                             ¿De fiar decís?
¿Es que vos no sabés        
que es mi amiga desde niña?
 
Rey (a los pajes).                              ¡Buscad a Magdalena!
 
(Los pajes se levantan y esconden los tazos)
 
Paje 1º:                          Vuestros deseos...
 
Paje 2º:                          Son órdenes...
 
Paje 1º:                          Que sin tardanza...
 
Paje 2º:                          Cumpliremos...
 
Rey:                 ¡Callaos y salid corriendo!
 
(Salen los pajes por la izquierda, al momento entran con Magdalena y sus dos aprendizas de bruja)
 
Rey (escamado)                Sí, ya sé, como sois bruja
                        sabíais que os iba a llamar
                        y veníais de camino.
 
Paje 1º:                          La encontramos...
 
Paje 2º:                          Tras el árbol
 
(Los pajes se sientan a jugar con los tazos)
 
Elvira:                             Otra que estaba escuchando
 
Magdalena (hace una reverencia)      ¡Buenas tardes, Majestad!
                        Chicas, saludad al rey,
                        que vea lo bien que os educo
               
(Las aprendizas hacen una reverencia. Hablan las dos a la vez)
 
Aprendizas:                     ¡Buenas tardes! ¿Cómo estáis?
                        Nosotras bien. Gracias
                        ¿Y la familia? ¿Bien?
                        Nos alegramos...
 
Rey (a Magdalena)                    ¿Podéis hacerlas callar?
                        Me comienzo a marear
 
Magdalena:                      Ya basta, chicas.
                        Como soy adivina,
                        conozco el problema.
                        Pagadme y al momento,
                        lo habré arreglado
 
Elvira:                              ¡Tendrá morro!
 
Rey:                 ¿Cómo? ¿Pagar por adelantado?
               
 
Magdalena:                      No sé de qué os extrañáis.
                               Decidle a Su Majestad
                        los versos que os enseñé.                  
 
Aprendiza 1ª:                  Siendo yo niña y muchacha
                        mi madre me lo decía,
                        que gratis no trabajara
                        que era grande tontería
 
Aprendiza 2ª:                  Y como a menudo olvidan,
                        una vez hecho el trabajo,
                        el momento de pagar,
                        tengo de antiguo costumbre
 
Aprendizas (las dos a la vez):    De adelantado cobrar.
                       
               
Rey (furioso):                           No tolero impertinencias.
                        Pretenden que yo les pague...
                        Soy el rey y mando yo
                        y como mando, yo mando
                        que trabajéis sin cobrar,
                        y luego, ya se verá.
 
Magdalena:                      Pues nosotras nos negamos
 
Aprendizas (a la vez):                       Iremos al sindicato.
 
Rey:                 ¡Guardias! ¡Venid! ¡Protegedme!
               
(Entran tres guardias por la derecha)
 
Guardia 1º:                     ¡Aquí estamos, Majestad!
 
Guardia 2º:                                   ¿Os atacan los infieles?
 
Guardia 3º:                     ¿Es que vienen los piratas?
 
Guardia 1º:                                   Si es así, yo tengo prisa
 
Guardia 2º:                     Mi turno acaba a las nueve
 
Guardia 3º:                     Yo me tengo que marchar.
 
Rey:                                ¡Basta! Llevaos a estas brujas,
                        metedlas en la mazmorra
                        y dadles para comer
                        tan solo pan y cebolla.
 
Guardias (los tres):                   Daos presas por orden del rey.
 
Guardia 1º:                     No lo toméis a mal
 
Guardia 2º:                     No es nada personal
 
Guardia 3º:                     Somos unos mandados      
 
Guardias (los tres):   Si os vengáis con un hechizo que no sea con nosotros
 
Guardia 1º:                     Somos jóvenes
 
Guardia 2º:                     Tenemos familia
 
Guardia 3º:                     Somos unos mandados.                                            
(Los guardias salen por la derecha con las brujas)
 
Rey:                 Y ahora ¿qué haremos?
       
(La Princesa, Gerberto y Eloísa salen de su escondrijo)
 
Elvira:                            Todo el reino está escuchando.
 
Princesa:                         Buenas tardes, padre
 
Gerberto:                        Muy buenas, rey Casimiro
 
Eloísa:                            Buenas tardes, Majestad
 
Elvira:                            Nadie me saluda a mí
 
Gerberto:                        Majestad, puedo ayudaros.
 
Rey:                 ¿Acaso sabes leer?
 
Gerberto:                        Así es.
 
Elvira:                             No me lo puedo creer
 
Rey:                 Bien, ¿pues qué dice mi mensaje?
 
Gerberto:                        Me acercaré para oírlo
                        Ya lo escucho. Poned atención:
                        El rey es inteligente,
                        lo sabe toda la gente,
                        en cuanto abre los labios
                        se le nota que es un sabio.
 
Elvira:                            Este tío es un cronopio.
 
Rey:                                Me complace escucharlo,
        ya lo había imaginado.
        Pedidme lo que queráis.
 
Gerberto:                        Amo a vuestra hija
                        y ella me quiere.
 
Princesa:                         Así es, queremos casarnos.
 
Rey:                 ¿Sólo es eso?
Pues me parece muy bien
En cuanto al cartel, ordeno
que con un marco de oro
se coloque sobre el trono
para que todos lo vean
y para que todos sepan
que les gobierna un rey sabio.    



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada